Rhizoctonia

La rhizoctonia del tomate, la patata, remolacha o fresa es como se conoce a una enfermedad provocada por el hongo Rhizoctonia solani, un organismo que ataca principalmente a la raíz de estos y otros cultivos. El tratamiento contra rhizoctonia es a base de antifúngicos, como ahora veremos, y su control es esencial para evitar pérdidas importantes.

¿Qué problemas causa la rhizoctonia?

Rhizoctonia es un patógeno muy poco selecto. Es capaz de atacar a una increíble variedad de plantas y su presencia cosmopolita hace que el peligro esté presente en casi cada campo. Este hongo afecta a la raíz, especialmente en plántulas, provocando lo que se conoce como marchitamiento fúngico. Por ello, la rhizoctonia es especialmente peligrosa en el trasplante.

No obstante, la rhizoctonia puede afectar también a plantas adultas de todo tipo. Desde la rhizoctonia del tomate a la rhizoctonia del césped, la cantidad de especies que sirven como hospedador a este microorganismo parásito es enorme. En los vegetales adultos, este hongo provoca el marchitamiento paulatino. En ocasiones, cuando su acción es muy virulenta, el decaimiento puede ser de golpe, sin que de aviso previo.

Rhizoctonia solani, a diferencia de otros patógenos, no produce esporas, por lo que se identifica por las características de su micelio, que es blanco a pardo oscuro cuando crece sobre micelio artificial. Normalmente, este aspecto da poca información previa, pues se aprecia ya a posteriori de la pérdida de la planta. Por ello, a la más mínima sospecha es conveniente emplear un tratamiento para prevenir su avance.

Tratamientos contra la rhizoctonia

El tratamiento contra rhizoctonia suele constar de un antifúngico y bactericida. Este último ayuda a que las lesiones causadas por la pudrición no lleguen a provocar mayores daños y la planta muera por otro tipo de infección. Existen diversos tipos de tratamientos viables: o bien se administra mediante el riego, o bien se aporta de forma sistémica. Otra opción para trasplantes es sumergir los esquejes y plántulas en este tipo de soluciones protectoras.

En concreto, muchas de las soluciones contra rhizoctonia sistémicas pueden ser también de aplicación foliar. Esto ayuda a evitar contaminación adicional del suelo y resultan de extremada eficacia para controlar la podredumbre provocada por rhizoctonia además de otros hongos diversos que también provocan daños. Estos productos también pueden aplicarse de forma preventiva, como veíamos, no solo en plantones y plantas jóvenes sino también en adultos, con el objeto de prevenir la aparición de este hongo.

Productos recomendados

No data was found